El espectacular Belén Monumental de la Catedral de Burgos

Ical. Desde hace 28 años no ha faltado a ninguna de sus citas, y 2020 y su pandemia no han conseguido cambiarlo. El Belén del Ejército, tradicional de la Navidad burgalesa, volvió a abrir sus puertas el pasado 11 de diciembre, aunque este año entre sus novedades destacan la cita previa y las limitaciones de aforo debido a la pandemia del COVID-19. A pesar de esto, los burgaleses no han querido perderse esta gran montaje, que acumula desde su apertura más de 4.000 visitas.

La Asociación Belenistas ‘Regimiento de Transmisiones 22’ es la encargada de llevar a cabo este Belén, que este año, debido a las restricciones sanitarias se ha visto obligada a reducir el número de escenas representadas, pasando de las 105 del pasado año, a 48, y cerca de 1.200 figuras, frente a las más de 2.000 de años anteriores. Además, los tradicionales 400 metros cuadrados de espacio que ocupaban del Claustro Bajo de la Catedral, se han reducido a 160. Sin embargo, esto no ha desanimado a los encargado de montar el Belén, puesto que este año, y con motivo de la celebración del VIII Centenario de la Catedral de Burgos en 2021 han querido rendir homenaje a la seo burgalesa.

“Queríamos hacer solo algo sobre la Catedral, dado que es el VIII Centenario, y al final nos hemos liado y lo hemos hecho sobre los Patrimonios de la Humanidad”, explica el coordinador de este proyecto y componentes de la Asociación Belenista, Enrique Menayo. De esta forma, tres Patrimonios de la Humanidad de Burgos aparecen representados en el Belén: Atapuerca, el Camino de Santiago y la Catedral de Burgos.

Un escena ubicada en la Cueva del Mirador de la sierra de Atapuerca abre la exposición, mostrando a los visitantes una escena familiar en el interior de la cueva, y otra de caza en el exterior. El templo burgalés puede verse varias escenas después, casi al final de la visita. Esta representa al rey Fernando III El Santo, su esposa Beatriz de Suabia y el obispo don Mauricio cuando deciden iniciar las obras para construir para Burgos una Catedral más grande de la que había en el momento. “El rey Fernando se casa en la Catedral y ve que era pequeña para una ciudad como esta, que empezaba a tener mucha gente de la Corte”, recuerda el encargado del Belén.

Sin embargo no son estos patrimonios los únicos protagonistas, puesto que a lo largo de las cerca de 50 escenas representadas, el público puede ver recreadas algunas de las escenas más conocidas de la Biblia. Entre ellas destacan la muerte de Abel, obra de su hermano Caín, la crucifixión de Cristo, y su posterior resurrección, así como la Puerta del Hospital del Rey, o la Pila Bautismal de Redecilla del Camino. En el Belén puede verse incluso una representación en miniatura de la Legión que sujeta en sus hombros a Cristo crucificado. Según explica Menayo, es en homenaje a la Legión por su centenario.

Medidas de control de aforo

Este año, debido a las restricciones sanitarias en Burgos con motivo de la pandemia del COVID-19, la Asociación Belenista optó por reducir el aforo, e instauró la cita previa. De esta forma, los burgaleses que quieran verlo podrán hacerlo hasta el 6 de enero, de 12 a 14 y de 17.30 a 20.30 horas, exceptuando los días 25 de diciembre y 1 de enero.

Sin embargo, la cita previa no es la única medida establecida. Una vez acceden al interior del Claustro, y después de echarse gel hidro alcohólico, los visitantes acceden a un recuadro marcado en el suelo, donde permanecen 50 segundos. Tras finalizar este tiempo, se encienden unas luces, alertando que deben pasar al siguiente cuadrado. “Están 50 segundos viendo el Belén y cuando se enciende la luz avanzan al siguiente cuadro. Así mantenemos siempre a la gente separada”, explica Menayo.

Además, para mantener este control y vigilar que todo el mundo mantiene la distancia, este año el Belén se ha montado en línea recta. De forma que los visitantes avanzan hacia la salida a la vez que ven el montaje. Además, tres personas controlan permanentemente el aforo: una en la puerta, otra en el mostrador y una tercera al final del trayecto.  Una vez finalizan los turnos de visita, tanto a mediodía como a última hora de la tarde, se lleva a cabo una desinfección completa del lugar.

La crisis sanitaria ha reducido el número de visitantes, en comparación con años anteriores, pese a ello, ya han sido más de 4.400 las personas que se han acercado hasta la plaza del Rey San Fernando para poder ver este Belén, y desde la organización esperan llegar a las 12.000 visitas, puesto que el número de visitantes está aumentando mucho estos días, tras las vacaciones de Navidad de los más pequeños.

El dinero recaudado con estas visitas irá destinado a las obras de restauración de la Catedral, Cáritas Castrense, Elacyl, la Asociación ‘Nuevo Futuro’ y la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades renales de Burgos (Alcer). La entrega de este donativo se hará una vez finalice el Belén, aunque desconocen si se podrá llevar a cabo con un acto por las medidas sanitarias, o en su lugar se hará entrega del dinero a cada una de las asociaciones.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *