No hace falta mucha presentación cuando hablamos de Antonio Gaudí, máximo representante del modernismo catalán. La Sagrada Familia, la Casa Batlló, el Parque Güell y la Casa Milá forman parte de su currículum. Siete de sus obras han sido consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Antonio Gaudí dominaba varias técnicas, como la forja de hierro, la cerámica o la vidriera. Siempre buscó nuevas soluciones estructurales intentado integrar el entorno con el edificio. Sus obras, mundialmente conocidas por su geometría y su volumen, están concentradas en Cataluña. Pero tiene cuatro obras fuera de Cataluña, y dos de ellas las podemos disfrutar en la provincia de León.

Palacio Episcopal en Astorga

Es un edificio neogótico que se construyó entre 1889 y 1915. De aspecto sobrio, Gaudí se inspiró en el arte gótico medieval. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1969.

Está construido sobre un antiguo palacio episcopal que quedó destruido por un incendio. El obispo Grau, natural de Reus, era amigo de Gaudí y decidió encargarle la construcción del nuevo palacio.

Gaudí estaba ocupado cuando se empezó este proyecto, porque estaba con los planos de la Sagrada Familia, el palacio Güell y los pabellones Güell, por lo que el obispo le envío fotografías de la zona para que Gaudí diseñara un edificio acorde al lugar en el que se encontraba. Gaudí visitó Astorga en varias ocasiones, en las que fue modificando los planos.

El Palacio Episcopal de Astorga tardó en construirse 26 años. El motivo fue que el obispo amigo de Gaudí  murió pocos años después de empezar los trabajos y Gaudí dimitió por desavenencias con los sucesores. Las obras estuvieron paradas varios años y se intentó que volviera Gaudí sin éxito. Finalmente, consiguieron que un arquitecto finalizara las obras siguiendo los planos de Gaudí, pero añadió algunas modificaciones, como por ejemplo los ángeles. Estas esculturas, que en el proyecto original se iban a colocar en lo alto del edificio, han acabado en los jardines del Palacio Episcopal.

El edificio está construido con granito gris del Bierzo. Se accede a él a través de unas escaleras que se encuentran sobre un foso que rodea el palacio. En su interior llaman la atención las columnas que combinan los estilos góticos y el mudéjar, también hay multitud de vidrieras y una capilla.

Los sótanos se utilizaron durante años como museo arqueológico. Durante la Guerra Civil fue la sede de la Falange y cuartel de artillería.

Como curiosidad, nunca ha sido utilizado como Palacio Episcopal. Actualmente alberga el Museo de los Caminos, ya que Astorga es ciudad de paso del Camino de Santiago. Puedes hacer la visita por libre o unirte a un grupo guiado para hacerla.

Palacio Episcopal Gaudí
Palacio Espiscopal / Curiositravel

Casa Botines en León

En León, Gaudí diseña un edificio totalmente diferente a los anteriores, de estilo modernista, pero con influencias góticas. El edificio se construyó entre 1891 y 1892.

Su aspecto exterior, un tanto rústico, está construido en roca caliza, tiene cuatro torres cilíndricas y su tejado está hecho con pizarra. Al igual que en Astorga, está rodeado de un foso, pero en esta ocasión el foso está protegido por una enrevesada verja. Encima de la puerta principal está la estatua de San Jorge y el dragón, que mide casi tres metros de altura.

A mediados del siglo XX decidieron realizar una réplica del dragón de mayor calidad porque estaba muy deteriorado, y para sorpresa de todos descubrieron en su interior un tubo de plomo que contenía el calendario de la obra y los planos originales del edificio firmados por Gaudí.

El edificio ha tenido diferentes usos, entre ellos almacén comercial, residencia particular, sede de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León, más tarde Caja España, y después de la fusión con Caja Duero se ha convertido en museo. En él puedes conocer la historia del edificio y ver pinturas de Sorolla y Madrazo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *